Receta de conejo guisado al ajillo
Preparación: 10 min
Cocinado: 30 min
Listo en: 40 min

Hoy vamos a preparar un guiso de conejo al ajillo. Una buena opción para incluir en una dieta baja en calorías, ya que la carne de conejo tiene muy poca grasa.

Hay que tener en cuenta que este tipo de carne tiende a quedarse un poco seca al cocinarla. Por eso, es muy importante que la estemos vigilando de vez en cuando.

Receta de conejo guisado al ajillo

Ingredientes para 2 personas

  • ½ conejo troceado
  • 1 cabeza de ajos
  • 200 ml de vino blanco
  • Tomillo
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo hacer conejo guisado al ajillo

1Lo primero que vamos a hacer es salpimentar los trozos de conejo y reservarlos. Seguidamente, vamos a separar los dientes de ajo y los aplastamos un poco con el cuchillo hasta que chasqueen. Con esto vamos a pelarlos mucho mejor y además, dejarán mucho más sabor al freírlos en aceite.

2Después de pelados, los freímos en una cazuela ancha y plana con un buen chorro de aceite de oliva. Es mejor que los pongamos a fuego lento y vayamos vigilando para que no se quemen. Cuando hayan cogido color los retiramos y reservamos.

3Ahora en la misma cazuela y con el mismo aceite, vamos a freír el conejo hasta que coja un color doradito. Agregamos el vino blanco y cocinamos 5 minutos hasta que evapore el alcohol. Añadimos los ajos que teníamos reservados y tomillo al gusto, removemos un poco y tapamos la cazuela.

4Subimos a fuego medio y cocinamos el conejo unos 20 minutos aproximadamente, vigilando que no se quede seco. Si es necesario añadimos un poco más de vino blanco. Transcurridos los primeros 10 minutos podemos dar a vuelta a los trozos de conejo para que se hagan bien por todos los lados.

5El secreto está en dejar el conejo bien tierno y jugoso, por eso es importante controlarlo de vez en cuando. Por último ya solo queda servirlo directamente a la mesa para comerlo calentito con un buen pan.

Actualizada el 2 junio, 2018
Compartir