3 consejos para cocinar las mejores hamburguesas


Trucos esenciales para preparar hamburguesas

Cuando hablamos de una comida o cena informal a muchos se nos pasa por la cabeza la idea de unas deliciosas hamburguesas con una buena ración de patatas fritas. Y la verdad, es que es una fantástica idea para disfrutar de ellas en el jardín con una barbacoa o en casa con toda la familia.

En esta ocasión voy a mostrarte unos sencillos trucos o consejos para que tus hamburguesas queden espectaculares, uno de los platos favoritos de los estadounidenses y que se ha llegado a convertirse en uno de los productos más consumidos en todo el mundo.


Elije la carne adecuada

Para cocinar la hamburguesa perfecta, es muy importante que empecemos por el principio. La carne de la hamburguesa tiene que presentar una buena consistencia, por lo tanto, elige una carne de calidad y preferiblemente de tu carnicería de confianza.

No es recomendable que compres carne para hacer hamburguesas que tenga entre el 15 y el 20% de grasa, ya que si es demasiado magra corremos el riesgo de que pierdan el sabor y se nos queden secas rápidamente mientras las asamos. Lo que nos interesa es que resulten jugosas y que no estén duras al masticarlas.

Por el contrario, si elegimos una carne con demasiada grasa, el resultado final quedará demasiado grasoso, por lo que puede resultar desagradable para nuestro paladar.

Lo mejor es que acudas a tu carnicero de confianza, elijas las piezas de carne y la muelan directamente en el acto. Por lo tanto, si quieres que tus hamburguesas queden realmente sabrosas, evita por todos los medios comprar las que ya venden envasadas en los supermercados.

Rica hamburguesa de ternera

Manipula la carne lo menos posible

Una vez en la cocina y con la carne recién molida, evita lo máximo posible manipularla en exceso. Con esto quiero decir, que no hace falta que la mezcles ni la prenses demasiado, ya que esto puede hacer que la hamburguesa se reseque rápidamente y quede dura.

Es recomendable que antes de formar las hamburguesas, enfríes tus manos bajo el chorro de agua fría, así conseguiremos bajar la temperatura de las manos y no alterar la grasa de la carne, la cual puede reaccionar con la temperatura corporal.

Coge porciones de mas o menos una pulgada y forma suavemente las hamburguesas, dándolas forma circular y aplastando dando golpecitos suaves, recuerda que la carne no tiene que quedar demasiado compacta, simplemente lo justo para que no se deshaga. Seguidamente las metemos en el frigorífico durante una hora, esto nos ayudará a que mantengan su forma mientras las cocinamos a la parrilla.


No le tengas miedo al calor

Las mejores hamburguesas solo se hacen cuando la parrilla se encuentra bien caliente, así sellaremos inmediatamente la hamburguesa evitando que pierda sus líquidos internos, los cuales proporcionarán a la hamburguesa una jugosidad espectacular.

Controla el tiempo que estás asando la hamburguesa por cada lado para dejarla como a ti te gusta. Yo prefiero la carne hecha, por lo que cuando veo que ha dejado de soltar jugos de color rojo, la retiro inmediatamente. Lo mejor es hacer primero una y así puedes controlar mejor el tiempo necesario para que resulten exquisitas.

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta muchoDe rechupete!!
Nota: 4,00/5 (2 votos)
Valora esta receta

Si te gusta comparte!