Receta de costillas a la miel
Preparación: 10 min
Cocinado: 2 hr y 50 min
Listo en: 3 hr

Posiblemente son las costillas más ricas que he probado y lo mejor de todo es que son muy fáciles de hacer, tan solo tenemos que embadurnarlas con una mezcla de especias y tener un poco de paciencia mientras se hacen en el horno. Sí, sé que es mucho tiempo, pero verás cómo el resultado merece la pena.

Receta de costillas a la miel

Ingredientes para 2 personas

  • 1 Kg de costillar de cerdo
  • 5 cucharadas de miel
  • 4 cucharadas de salsa barbacoa
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • ¼ de cucharadita de pimienta negra molida
  • ¼ de cucharadita de cayena en polvo (opcional)
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 4 cucharaditas de sal

Cómo hacer unas costillas a la miel

1Comenzamos preparando la mezcla de especias con las que vamos a condimentar nuestras costillas. Para ello mezclamos en un bol al azúcar moreno, la sal, el pimentón dulce, el ajo en polvo, la cayena en polvo, la pimienta molida y por último la cebolla en polvo. Removemos muy bien hasta que todo se integre completamente. Si no te gusta el picante puedes omitir la cayena, aunque con esta cantidad que hemos puesto no pica mucho.

2Ahora dividimos el costillar en dos partes para que entre perfectamente en la bandeja del horno. Ponemos cada una de ellas sobre un trozo de papel de aluminio que sea suficientemente grande para poder envolverlas después. Espolvoreamos la mezcla de especias por encima de cada pieza y frotamos con la mano para que se quede bien pegada a la carne, intentando que toda la superficie quede bien cubierta.

3Daremos la vuelta a cada pieza y haremos lo mismo por el otro lado. Cuando tengamos los dos trozos de costillar bien embadurnados por ambos lados, volvemos a poner la parte más carnosa hacia arriba y los envolvemos con el papel de aluminio. Primero doblamos los laterales y después cerramos completamente, quedando el cierre hacia arriba.

4Colocamos los costillares envueltos sobre la bandeja del horno y cubrimos el cierre de cada uno con otro trozo de papel de aluminio. Precalentamos el horno a 160 º C con calor arriba y abajo. Con el horno ya a temperatura, introducimos la bandeja a media altura y horneamos durante 2 horas y 30 minutos aproximadamente.

5Antes de que se cumpla el tiempo indicado, preparamos el glaseado de miel con el que terminaremos de cocinar nuestras costillas. En un bol ponemos la miel y la salsa barbacoa, mezclamos con una cuchara hasta que quede una salsa integrada. Esta mezcla le dará a nuestras costillas un sabor increíble y un brillo que las hará aún más apetecibles.

6Pasadas las dos horas y media sacamos las costillas del horno, las destapamos con cuidado procurando no quemarnos. Seguidamente pincelamos con la miel y salsa barbacoa. Cuando ya tengamos las costillas untadas con esta deliciosa mezcla, las volvemos a meter en el horno pero esta vez destapadas. Horneamos durante 20 minutos más hasta que la superficie esté caramelizada.

7Ahora ya solo queda retirar las costillas del horno y servirlas acompañadas de una ensalada o unas patatas fritas para completar nuestro plato. Como puedes comprobar, quedan con una pinta increíblemente deliciosa y la carne super tierna, tanto que se deshace y se separa sola del hueso con cada mordisco. Buen provecho!!

Actualizada el 24 marzo, 2019
Compartir