Receta de cheesecake light de limón sin azúcar y sin horno
Cheesecake light de limón - Recetas de casa LM light.

Cheesecake light de limón sin azúcar y sin horno

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta muchoDe rechupete!!
Nota: 3,67/5 (3 votos)
Valora esta receta
Preparación: 20 min
Cocinado: 30 min
Refrigerado: 1 hr
Listo en: 1 hr y 50 min

Me encantan las tartas que se hacen sin horno, sobretodo en las temporadas de calor, ya que se hace incómodo encenderlo, pues a veces el calor llega a ser asfixiante. Por eso, esta cheesecake de limón es una de mis preferidas.

Además, en esta ocasión la vamos a preparar sin azúcar añadido y verás que es muy fácil de hacer, aunque nos lleve un poco de tiempo en la cocina. Aún así, merece la pena, pues el resultado es espectacular!!


Receta de cheesecake light de limón sin azúcar y sin horno

Ingredientes para la base

  • 200 gr de galletas integrales
  • 100 gr de queso crema

Ingredientes para la 1ª capa

  • 400 ml de leche desnatada o leche de soja
  • 150 gr de queso crema light
  • 28 gr de gelatina 0% azúcar sabor limón
  • 1 cucharada de Stevia líquida

Ingredientes para la 2ª capa

  • 450 ml de agua
  • 28 gr de gelatina 0% azúcar sabor limón

Ingredientes para la 3ª capa

  • 400 ml de leche desnatada o leche de soja
  • 7 hojas de gelatina neutra (15 gr)
  • 150 gr de queso crema light
  • 1 cucharada de Stevia líquida

Ingredientes para la 4ª capa

  • 450 ml de agua
  • 28 gr de gelatina 0% azúcar sabor limón

Cómo hacer cheesecake light de limón sin azúcar y sin horno

  1. Vamos a comenzar preparando la base de nuestra tarta, para ello, trituramos las galletas y una vez las tenemos bien trituradas, vamos a añadir 100 gramos de queso crema, mezclamos bien hasta que quede completamente integrado con las galletas.
  2. Cogemos un molde de 26 cm de diámetro y vamos a añadir la galleta que tenemos mezclada con el queso, repartimos bien sobre la base con una paleta de cocina, apretando al mismo tiempo para que quede lo más compacta posible. Reservamos en el frigorífico.
  3. Continuamos colocando un cazo en el fuego y le vamos a añadir 200 ml de leche desnatada, 150 gramos de queso crema light y una cucharada de stevia líquida. Mezclamos hasta que el queso esté totalmente fundido y cuando el queso ya lo tenemos bien incorporado, agregamos la gelatina y mezclamos hasta que esté totalmente disuelta.
  4. Una vez ya tenemos disuelta la gelatina, apagamos el fuego y ya fuera del fuego, añadimos otros 200 ml de leche desnatada bien fría, mezclamos y una vez ya la tenemos bien mezclada vamos a sacar la base del frigorífico, ponemos la paleta para que el golpe del chorro lo de la paleta y no lo de la galleta, así no corremos el riesgo de que nos pueda levantar la galleta y que nos quede en la parte de arriba de la tarta y vertimos el contenido encima de la galleta. Alisamos un poco y volvemos a meter en el frigorífico hasta que cuaje.
  5. Cuando la primera base esté ya cuajada, volvemos a colocar un cazo en el fuego y añadimos 250 ml de agua, dejamos que el agua coja temperatura, una vez ha cogido temperatura añadimos de nuevo la gelatina y el azúcar de sabor de limón, disolvemos bien la gelatina y una vez que la tenemos bien disuelta, de nuevo retiramos del fuego y añadimos en este momento 200 ml de agua bien fría, mezclamos y ahora dejaremos que se enfríe a temperatura ambiente.
  6. Cuando ya la gelatina se haya atemperado, agregamos esta nueva capa a nuestro cheesecake, colocando otra vez la paleta para evitar que el chorro golpee sobre la capa anterior. Alisamos un poco y volvemos a refrigerar.
  7. Cuando la última capa haya cuajado, ponemos en un plato hondo agua bien fría y añadimos las hojas de gelatina para que se hidrate. La tendremos unos unos 2 minutos y cuando la gelatina ya la tenemos hidratada, de nuevo colocamos un cazo en el fuego y añadimos 200 ml de leche desnatada, 150 g de queso crema light, mezclamos y fundimos pero antes le vamos a añadir la cucharada de stevia líquida.
  8. Ahora añadimos la gelatina previamente escurrida para quitarle el exceso de agua y disolvemos en la leche. Retiramos del fuego y añadimos otros 200 ml de leche desnatada bien fría, mezclamos y de nuevo la vamos a dejar enfriar a temperatura ambiente.
  9. Cuando ya está completamente atemperada, sacamos nuestra cheesecake , colocamos de nuevo la paleta y añadimos la leche y el queso, alisamos y llevamos a al frigorífico hasta que esté totalmente cuajada.
  10. Vamos a por la última base. Colocamos un cazo en el fuego, añadimos 250 ml de agua y la gelatina, disolvemos bien y una vez que la tenemos, retiramos del fuego y añadimos 200 ml de agua bien fría, mezclamos de nuevo y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  11. Sacamos nuestra cheesecake, colocamos la paleta de nuevo, vertemos el contenido y alisamos bien, quitando las posibles burbujas que se hayan formado. Ya hemos terminado esta cheesecake light de limón. Volvemos a meterla en el frigorífico hasta que cuaje del todo.
  12. Cuando ya esté bien cuajada, la sacamos y la vamos despegando con cuidado de las paredes del molde, tan solo es ir despegando la gelatina que tenemos en la parte de arriba. Traspasamos a un plato y ya podemos disfrutar de este fantástico postre con toda la familia. Buen provecho!!
Receta de cheesecake light de limón sin azúcar y sin horno.

Otras Recetas

Cheesecake de nutella

Recetinas
Leyendo....

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico web, siendo estos datos compartidos con terceros. Acepto Leer más