Cómo asar un pollo y que nos quede bien jugoso

198

En numerosas ocasiones cuando se asa un pollo en el horno puede quedar algo reseco por dentro. Esto es debido a factores importantes como por ejemplo, el tamaño de la pieza, la temperatura del horno o el tiempo empleado.

En esta ocasión quiero mostrarte un buen truco para asar un pollo entero en el horno y que siempre quede bien jugoso por dentro. Simplemente tenemos que tenerlo sumergido en una preparación especial que te voy a mostrar. Es una especie de salmuera, o lo que es lo mismo, un tipo de marinado pero con mucha más cantidad de líquido.

La primera vez que probé esta forma de asar un pollo, no podía creer lo jugoso y tierno que había quedado por dentro, sin duda era el pollo asado más rico que había probado nunca.

Aquí en Recetinas, puedes encontrar muchas recetas de pollo asado con las que realmente el resultado es muy bueno, pero no tienen nada que ver con lo exquisito que termina si antes de meterlo al horno, lo dejamos 24 horas sumergido en una solución de salmuera.

Truco para preparar el pollo asado perfecto

La pechuga es la parte del pollo que antes se reseca cuando lo hacemos al horno, pero esto lo podemos evitar si tenemos el pollo entero sumergido durante un día entero en la preparación que te explico a continuación, consiguiendo reblandecer la carne y proporcionando humedad y sabor.

Esta técnica la utilizan los grandes chefs de cocina en restaurantes reconocidos por todo el mundo, siendo utilizada para cualquier tipo de carne antes de asarla en el horno.

El agua y la sal son los únicos ingredientes que son indispensables para preparar la salmuera donde tendremos que sumergir el pollo. Otros ingredientes que aportan sabor como el perejil, el tomillo, el romero, el limón, el laurel, la miel o el ajo son opcionales pero totalmente recomendables.

Ingredientes para la salmuera

  • 2½ litros de agua
  • 1/3 de taza de sal kosher o sal gorda de cocina
  • ¼ de taza de miel
  • 6 dientes de ajo machacados
  • 2 limones cortados a cuartos
  • 10 ramitas de perejil fresco
  • 7 ramitas de tomillo
  • 2 ramitas de romero
  • 3 hojas secas de laurel
  • 1 cucharada de pimienta negra en grano

Preparación de la salmuera

Es muy importante utilizar sal kosher o sal gorda porque si utilizamos sal fina de mesa corremos el riesgo de que el pollo nos termine quedando demasiado salado (si se utiliza la sal de mesa tenemos que disminuir en 2 cucharadas). Dicho esto, agregamos 750 ml de agua junto con el resto de ingredientes a una olla y la ponemos a calentar a fuego medio-alto.

Cuando el agua comience a hervir, esperamos un minuto, retiramos la olla del fuego y añadimos el resto de agua, tapamos y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente durante 30 minutos. Cuando ya no esté caliente, metemos la olla en el frigorífico para que se refrigere durante una hora y media.

Ingredientes para asar el pollo

  • Un pollo de 1,5 a 2 kg
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • Sal

Cómo preparar el pollo antes de asarlo

Sacamos la olla de salmuera del frigorífico y sumergimos el pollo entero previamente limpio y volteado (con la pechuga hacia abajo). Es importante que la salmuera esté totalmente fría antes de meter el pollo, ya que de lo contrario podría favorecer la formación de bacterias.

Volvemos a meterlo en el frigorífico durante al menos 12 horas, aunque es recomendable que transcurran 24 horas para que la carne del pollo se quede bien impregnada.

También es cierto que si nos pasamos de esas 24 horas, nuestro pollo puede quedar muy salado, por lo que hay que controlar muy bien el tiempo que se encuentra sumergido.

Transcurrido ese tiempo, sacamos el pollo y lo secamos con un paño limpio de cocina. Atamos las patas con una cuerda fina y pincelamos con la mantequilla previamente derretida, seguidamente lo salpimentamos a nuestro gusto sin pasarnos con la sal y metemos en el horno precalentado a 180º C. en una rejilla con bandeja debajo para recoger los jugos que soltará durante el asado.

Tiempo necesario para asar un pollo en salmuera

Tenemos que tener en cuenta que el pollo en salmuera se asa un 20% más rápido, por lo que estará listo en una 60-80 minutos aproximadamente. Pasados los primeros 45 minutos tendremos que girarlo para que se dore por la otra parte.

La fórmula exacta que usan los chefs es que se tardan unos 20 minutos por cada 500 gr de carne, por lo que si asamos un pollo de 1,5 kg el tiempo necesario será de más o menos una hora.

Cuando el pollo esté listo, sacamos del horno y envolvemos en papel de aluminio durante 10 minutos con la pechuga hacia abajo para que los jugos internos vayan hacia esa zona. Transcurrido ese tiempo, ya podemos servir nuestro pollo asado al horno con la guarnición que deseemos.

Lo bueno de esta técnica es que se puede utilizar para cualquier tipo de carne. Yo la he utilizado para asar en el horno pechugas de pavo o carne de cerdo y te puedo asegurar que el resultado es espectacular. Aunque el procedimiento puede parecer un poco laborioso, cuando pruebes el resultado seguro que lo repites.

Comidas españolas fáciles

Únete a la conversación

  1. Sarai Montegri says:

    Hago pollo asado al horno por lo menos 5 o 6 veces al mes, creo que esta receta puede quedarme muy bien. Volveré a comentar con los resultados.

    1. Hola Sarai, seguro que te va a gustar el pollo preparado de esta forma porque queda genial. Espero tu comentario con los resultados, un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + diez =

Close
© Copyright 2022 Recetinas.com
Close