Mejillones al vino blanco

Descubre con esta sencilla receta cómo hacer unos deliciosos mejillones al vino blanco, un plato que seguro sorprenderá a todos los comensales y que además lo tendrás listo en unos pocos minutos.

Mejillones al vino blanco

Los mejillones al vino blanco son un plato tradicional y popular en muchas culturas gastronómicas, aunque en España es posiblemente donde más se consuman. La tradición cuenta que fueron los romanos quienes comenzaron a cultivar moluscos bivalvos en criaderos naturales donde el agua del mar entraba y salía con las mareas. Este plato se ha convertido en una opción deliciosa para disfrutar en casa con amigos y familiares, como aperitivo o entrante de una comida.

Para preparar los mejillones al vino blanco se necesitan pocos ingredientes y es un método de elaboración bastante sencillo. El primer paso es limpiar los mejillones para retirar cualquier suciedad o impureza. Luego, se prepara una salsa con cebolla, ajo, perejil y una hoja de laurel, que se sofríen en aceite de oliva. Una vez que están dorados, se añade el vino blanco y se deja cocinar por unos minutos. Finalmente, se agregan los mejillones y se cocinan hasta que se abren.

Para que los mejillones queden con un sabor único, hay dos trucos que son infalibles; el primero es elegir mejillones gallegos, y el segundo es utilizar un buen vino blanco para cocinarlos, como por ejemplo un Chardonnay o Sauvignon Blanc, para realzar el sabor y el aroma de los mejillones.

Aunque la mayoría piense que se puede utilizar cualquier vino blanco, es un pensamiento erróneo. Te aseguro que si utilizas cualquiera de los dos tipos de vino que te he nombrado, conseguirás que los mejillones queden realmente deliciosos. Al final de esta receta te muestro el que utilizo yo para hacer los mejillones al vino blanco.

Si te gustan los mejillones, te recomiendo probar también los mejillones a la marinera con cebolla, ajo y pimentón dulce, los mejillones en salsa verde con ajo, laurel y perejil, los mejillones con salsa de tomate con cebolla, ajo, cayena y tomate frito, o por último, los mejillones con salsa de mostaza, algo más elaborados pero con un resultado novedoso a la vez que delicioso.

Información de la receta

  • Raciones: 2-3 personas
  • Calorías por ración (kcal): 67
  • Tiempo de preparación: 15 minutos
  • Tiempo de cocinado: 10 minutos
  • Tiempo total: 25 minutos
  • Tipo de cocina: española
  • Categoría: mariscos

Ingredientes de los mejillones al vino blanco

  • 1 kg de mejillones
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 2 hojas de laurel
  • Perejil fresco picado
  • 1 cucharadita de sal

Cómo hacer mejillones al vino blanco

Comenzaremos por uno de los pasos más importantes en la preparación de estos ricos mejillones. Limpiamos bien las conchas de los mejillones y los restos de alga marina adherida con la ayuda de un cuchillo o estropajo metálico y los enjuagamos bien con agua para que queden lo más limpios posible.

En una cacerola grande ponemos todos los mejillones limpios y agregamos el vino blanco, los dientes de ajo previamente pelados y cortados por la mitad, las hojas de laurel, el perejil picadito y la sal.

Calentamos a fuego medio y cuando comience a hervir el vino blanco removemos con cuidado para que todos los ingredientes se mezclen bien.

Tapamos la cacerola y en un par de minutos comenzará a salir el vapor por los laterales de la tapa. Entonces destapamos unos instantes y volvemos a tapar la cacerola, repitiendo esta operación 2 veces más en el momento que comience a salir el vapor nuevamente.

Ahora ya tenemos listos nuestros mejillones, por lo tanto vamos a retirarlos del fuego y sacamos los mejillones que están abiertos, desechando los que hayan podido quedar cerrados.

Los colocamos en una fuente o plato grande y vertemos por encima el caldo que ha quedado. Servimos directamente a la mesa para comerlos calentitos, no dejes que se enfríen porque pierden toda su esencia. Buen provecho!!

Consejos para cocinar unos mejillones perfectos

  • Compra unos mejillones de calidad que sean grandes y límpialos bien antes de comenzar la receta.
  • Es importante limpiarlos justo antes de cocinarlos, si se limpian mucho tiempo antes, se podrían morir por haberles retirado las algas adheridas.
  • Utiliza un vino blanco de calidad, el resultado merece la pena.
  • Al finalizar la cocción de los mejillones, hay que desechar todos aquellos que no se hayan abierto.
Comidas españolas fáciles

Ingredientes recomendados para esta receta

Como ya he comentado anteriormente, si quieres degustar unos mejillones bien sabrosos, utiliza un vino blanco de calidad como este que te muestro a continuación, ya verás qué diferencia.

REBAJADO HOY 12%
Vino blanco Raimat Castell Chardonnay
36 Opiniones
Vino blanco Raimat Castell Chardonnay
  • Varietales: Chardonnay 100%
  • Nota de cata (vista): Color amarillo brillante intenso y con reflejos verdosos. Lágrima densa que denota un vino estructurado.
  • Nota de cata (boca): De entrada redonda, que pone de manifiesto la estructura del vino. Muy buen equilibrio entre volumen, acidez y longitud, a la vez que exaltan notas cítricas y tropicales en boca.

Los precios de los productos publicados han sido actualizados el 16/04/2024.

Resumen fácil de la receta

  1. Limpiar los mejillones y enjuagarlos con agua.
  2. Colocar los mejillones en una cacerola amplia, verter el vino blanco, añadir las hojas de laurel, el perejil picado y la sal.
  3. Tapar y cocer durante un par de minutos a fuego medio. Cuando comience a salir vapor por los laterales de la tapa, destapar unos instantes y volver a tapar. Repetir esta operación dos veces más.
  4. Retirar los mejillones del fuego, colocarlos en una fuente y regar con el caldo de cocción.

4,90/5 de 12 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *