Receta de pollo a la florentina
Preparación: 15 min
Cocinado: 25 min
Listo en: 40 min

Hoy vamos a preparar unas ricas pechugas de pollo a la florentina. Se trata de una receta de pollo que acompañaremos con unas espinacas y una deliciosa salsita, una buena opción como plato fuerte de una comida para cualquier ocasión.

La sencillez y la facilidad con la que se prepara este pollo a la florentina te sorprenderá, ya que el resultado es de diez. Anímate y vamos a la cocina para cocinar este fantástico pollo con el que vas a impresionar a todos tus invitados.

Receta de pollo a la florentina

Ingredientes para 4 personas

  • 4 pechugas de pollo
  • 400 gr de espinacas congeladas
  • 1 cebolla
  • Harina de trigo
  • 1 taza de crema batida
  • 1½ taza de vino blanco
  • 6 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 cucharada de ajo picado
  • Pimienta negra
  • Sal

Cómo hacer pollo a la florentina

1Primero vamos a dejar descongelar las espinacas para luego escurrirlas bien. Ponemos un par de cucharadas de mantequilla a calentar en una sartén. Mientras la mantequilla se derrite, salpimentamos las pechugas de pollo y las pasamos por harina, tratando que no queden excesivamente enharinadas.

2Cuando la mantequilla ya esté caliente agregamos a la sartén las pechugas y las cocinamos a fuego medio durante 3-4 minutos por cada lado hasta que queden doraditas. Retiramos las pechugas y las pondremos en un plato, el cual, taparemos con papel de aluminio para mantener el calor de las mismas.

3Utilizamos la misma sartén para derretir otras 2 cucharadas de mantequilla y cuando esté caliente, añadimos la cebolla previamente pelada y cortada en pequeño junto con el ajo picado. Salteamos durante un par de minutos y agregamos el vino, cocinando durante unos 4-5 minutos hasta que veamos que el vino ha reducido a la mitad.

4Ahora vertimos la crema batida y cocinamos durante 4-5 minutos más removiendo de vez en cuando hasta que reduzca a la mitad. Agregamos el perejil y salpimentamos a nuestro gusto la salsa. Incorporamos las pechugas de pollo que habíamos reservado e intentamos que queden lo más cubiertas posible con la salsa.

5Cocinamos durante unos minutos y mientras tanto, ponemos la mantequilla que nos queda a calentar en otra sartén amplia. Añadimos las espinacas, sazonamos al gusto y salteamos hasta que las espinacas queden tiernas. Ahora ya solo queda emplatar y servir.

6En una fuente repartimos las espinacas por todo el fondo y añadimos las pechugas de pollo por encima. Seguidamente regamos las pechugas con la salsa y ya lo tenemos todo listo para servir este maravilloso plato directamente a la mesa. Buen provecho!!

Actualizada el 19 enero, 2019
Compartir