Albóndigas a la jardinera, receta tradicional de la abuela

389

Hoy quiero mostrarte cómo hacer unas ricas albóndigas que vamos a preparar a la jardinera, un plato muy completo porque se guisan con una mezcla de verduras, la cuales nos servirán como guarnición para complementar perfectamente nuestro plato. Además, durante la cocción se genera una salsita que está realmente para chuparse los dedos, así que no te olvides de servirlas con una buena ración de pan porque la ocasión, sin duda lo requiere.

Esta es otra de las innumerables formas de cocinar unas albóndigas, pero también tenemos otras opciones muy recomendables como por ejemplo, las albóndigas en salsa de piñones, las albóndigas en salsa de tomate o las albóndigas a la cerveza entre otras.

Receta de albóndigas a la jardinera

Información de la receta

  • Raciones: 4 personas
  • Calorías por ración (kcal): 355
  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Tiempo de refrigeración: 25 minutos
  • Tiempo de cocinado: 1 hora
  • Tiempo total: 1 hora y 45 minutos
  • Tipo de cocina: Internacional
  • Categoría: Albóndigas

Ingredientes necesarios

  • ½ kg de carne picada mixta (ternera y cerdo)
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 1 patata
  • 2 zanahorias
  • 90 gr de guisantes
  • 1 huevo
  • 1 vaso de vino blanco
  • ½ litro de caldo de carne
  • Pimienta
  • Perejil
  • Pan rallado
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Azúcar
  • Sal

Cómo se hacen albóndigas a la jardinera

Lo primero que vamos a preparar será la mezcla de carne con la que formaremos las albóndigas. Para empezar, vamos a poner la carne picada en un bol grande. Yo utilizo carne picada mixta, es decir, 50% de cerdo y 50% de ternera, pero puedes utilizar solo de un tipo de carne si quieres.

Después vamos a picar media cebolla y los dientes de ajo, todo lo más pequeñito que podamos y lo añadimos al bol. Luego agregamos una pizca de sal y otra de pimienta y un par de cucharadas de perejil previamente picadito.

Batimos bien el huevo y también lo incorporamos a la carne y una cucharada de pan rallado. Ahora mezclamos todos los ingredientes, de tal forma, que nos quede una masa homogénea. Puedes utilizar un tenedor para mezclarlo, pero yo te aconsejo que lo hagas con las manos bien limpias, ya que conseguirás así una mezcla más compacta.

Cuando ya tengamos hecha la masa, la taparemos con papel film y la introducimos en el frigorífico durante 25 minutos. Esto lo hacemos para que a la hora de moldear las albóndigas sea mucho más fácil y la masa quede mucho más manejable.

Transcurrido el tiempo indicado, sacamos el bol y empezamos a formar las albóndigas. El tamaño lo dejo a vuestra elección, aunque yo siempre recomiendo un poco más de lo que cabe en una cucharada bien colmada. Vamos reservándolas en un recipiente hasta que terminemos toda la masa.

Ahora ponemos abundante aceite de oliva a calentar en una sartén, pasamos por harina las albóndigas y las vamos friendo en la sartén con el aceite ya caliente. Tendremos que tenerlas unos minutos girándolas de vez en cuando hasta que queden doraditas. Es entonces cuando las retiramos y las ponemos sobre papel absorbente de cocina para retirar el posible aceite sobrante y reservamos.

En una olla ponemos a calentar 4 cucharadas de aceite de oliva y sofreímos el resto de la cebolla previamente picadita. Cuando la cebolla comience a volverse transparente, añadimos el tomate pelado y cortado en dados pequeños. Agregamos una pizca de sal, otra de azúcar y pochamos con la cebolla durante 4-5 minutos.

Mientras tanto, vamos a pelar las zanahorias para luego cortarlas en rodajas no muy gruesas y las añadimos a la olla. Sofreímos durante 5 minutos removiendo de vez en cuando y vertimos el vino blanco en la olla. Continuamos cocinando 4 minutos para que el alcohol se evapore. Ahora agregamos las albóndigas que habíamos reservado, el caldo de carne, un poquito de perejil y cocinamos durante 15 minutos a fuego medio y con la olla tapada. Tendremos que remover las albóndigas de vez en cuando para evitar que se peguen en el fondo.

Transcurrido el tiempo, agregamos los guisantes con la patata previamente pelada y cortada a dados de tamaño mediano. Tapamos otra vez la olla y seguimos cocinando hasta que la patata quede completamente tierna.

Por ultimo vamos a servir nuestras albóndigas a la jardinera directamente a la mesa. Y como este es un plato muy completo de por sí, no hace falta ningún tipo de guarnición. Ahora ya solo queda disfrutarlas con toda la familia. Buen provecho!!

Fuente con albóndigas a la jardinera
Albóndigas a la jardinera.

Únete a la conversación

  1. La receta dice 1 Cebolla pero en la descripción dice echar cebolla en la masa de las albóndigas y luego en el sofrito. Entonces cuánta cebolla ponemos a la masa y cuanta al sofrito, la mitad?
    Gracias

    1. Recetinas B says:

      Así es Ancheli, media cebolla, lo rectificamos en la receta para que sea más claro, gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 20 =

Close
© Copyright 2022 Recetinas.com
Close