Receta de tarta de queso sin horno
Preparación: 20 min
Cocinado:  40 min
Refrigeración: 7 hr
Listo en: 8 hr

Hoy vamos a preparar todo un clásico de los postres caseros. Consiste en una tarta de queso fría que se prepara sobre una base de galletas y que posteriormente cubriremos con una capa de mermelada de fresas.

Es muy sencilla de hacer y lo mejor de todo es que los ingredientes que necesitaremos están al alcance de todo el mundo. Además no es necesario utilizar el horno para hacerla y es ideal como postre para completar el menú del día. ¿Te atreves a preparar esta tarta de queso sin horno? Vamos a comenzar con la receta!!

Receta de tarta de queso sin horno

Ingredientes para una tarta de 20 cm de diámetro

  • 120 gr de galletas tipo maría
  • ½ Kg de queso crema
  • ½ Kg de nata para montar
  • 50 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar
  • 15 gr de gelatina en polvo
  • 350 gr de mermelada de fresas

Cómo hacer una tarta de queso sin horno

1Comenzaremos preparando lo que será la base de la tarta. Por lo tanto, vamos a triturar bien las galletas hasta convertirlas en polvo. Para ello es recomendable utilizar una trituradora, aunque también lo podemos hacer aplastándolas con un tenedor o metiéndolas en una bolsa para después triturarlas con las propias manos.

2Ahora ponemos las galletas trituradas en un bol y agregamos la mantequilla. mezclamos todo bien hasta que los dos ingredientes se hayan mezclado perfectamente formando una especie de pasta arenosa.

3Preparanos el molde de unos 20 cm de diámetro y lo untamos con un poco de mantequilla para que a la hora de desmoldar sea más fácil. Volcamos la pasta de galleta sobre el molde y esparcimos todo bien aplastando para que quede un fondo uniforme. Después lo metemos en el frigorífico para que coja consistencia y quede más duro.

4Mientras tanto, vamos a preparar lo que será la tarta. Para ello, vamos a calentar a fuego medio en una cazuela o cazo, el queso, la nata y el azúcar. Es importante que mientras se va calentando vayamos removiendo constantemente y cuando desaparezcan los grumos añadimos 12 gramos de gelatina en polvo (3 gr los reservamos para la cobertura de mermelada).

5Continuamos removiendo hasta que veamos que va a empezar a hervir. En ese momento lo retiramos del fuego y removemos unos instantes más. Ahora sacamos el molde del frigorífico y vertimos esta mezcla por encima de la base de galleta. Dejamos que repose a temperatura ambiente unos 10 minutos y luego volvemos a meterlo en el frigorífico para que se enfríe.

6Es aconsejable que tengamos nuestra tarta de queso refrigerada durante al menos una hora. Después calentamos la mermelada en un cazo y momentos antes de comenzar a hervir, añadimos el resto de gelatina en polvo (3 gr). Removemos todo bien hasta que se integre y retiramos.

7Con la ayuda de una espátula de cocina, esparcimos la mermelada por la superficie de la tarta de queso hasta formar una capa uniforme. Volvemos a introducir la tarta en el frigorífico al menos 6 horas. Mejor si la dejamos toda una noche y la servimos al día siguiente, ya que la tarta habrá cogido mucha más consistencia y estará más rica.

Nota: También podemos utilizar láminas de gelatina neutra en sustitución a la gelatina en polvo. Necesitaremos un total de 8 láminas (6 para la tarta y 2 para la cobertura).

Actualizada el 13 noviembre, 2018
Compartir