Receta de albóndigas de pollo en salsa de cebolla
Preparación: 25 min
Cocinado:  35 min
Listo en: 1 hr

Las albóndigas de pollo en salsa de cebolla era un plato que preparaba mi abuela. Aún recuerdo el amor y dedicación que tenía en la cocina cuando preparaba aquellos platos tan deliciosos.

De entre muchas recetas que rescaté del recetario de mi abuela, se encuentra la receta de albóndigas de pollo cocinadas con una deliciosa salsa de cebolla. Ponte el delantal y vamos a la cocina para prepararlas!!

Receta de albóndigas de pollo en salsa de cebolla

Ingredientes para 4 personas

  • 1 kg de carne picada de pollo
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 huevos
  • 1 rebanada de pan de molde
  • 1 litro de caldo de pollo
  • ½ vaso de vino blanco
  • ½ cucharadita de comino molido
  • 1 chorrito de leche
  • Harina
  • Perejil recién picado
  • Pan rallado
  • Pimienta molida
  • Aceite de oliva
  • Sal

El caldo de pollo lo puedes comprar en cualquier supermercado, pero yo te recomiendo que lo hagas en casa siguiendo las indicaciones de esta receta: Cómo hacer un caldo de pollo casero.

Cómo hacer unas albóndigas de pollo en salsa de cebolla

1Ponemos la carne picada en un bol grande junto con los huevos, el perejil, dos dientes de ajo previamente pelados y picados lo más pequeño que podamos. Agregamos también el comino, la miga de la rebanada de pan (la corteza no), la cual habremos remojado previamente con un chorrito de leche y una pizca de sal.

2Removemos todo bien primero con un tenedor y luego con las propias manos, amasando hasta que todos los ingredientes queden completamente integrados y obtengamos una masa uniforme. Con esta masa formaremos las albóndigas, las cuales pasaremos por harina que tendremos preparada en un plato. Tienen que quedar bien impregnadas de harina por todos los lados.

3Ahora ponemos abundante aceite de oliva a calentar en una sartén y cuando esté bien caliente, agregamos las albóndigas para freírlas hasta que queden bien selladas por fuera. Hay que evitar que se hagan por dentro para que no queden muy resecas al finalizar el proceso de elaboración. Seguidamente las escurrimos y las ponemos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

4Cogemos una sartén ancha y ponemos a calentar un poco del aceite que utilizamos para freír las albóndigas. Pelamos y picamos en pequeño el diente de ajo que nos queda y lo añadimos a la sartén. Cocinamos durante un par de minutos evitando que coja color y añadimos la cebolla previamente pelada y cortada en cubos pequeños. Cocinamos a fuego medio removiendo de vez en cuando durante 10 minutos.

5Ahora la cebolla estará blandita y es el momento de incorporar el vino blanco a la sartén. Subimos al fuego a medio-fuerte y continuamos cocinando 2 minutos hasta que el alcohol se evapore. Añadimos el caldo de pollo y seguidamente pasamos todo por la batidora hasta conseguir una salsa sin grumos.

6Calentamos la salsa a fuego medio en la sartén y probamos el punto de sal, rectificando si fuese necesario. Añadimos las albóndigas que habíamos reservado y removemos para que se impregnen bien de la salsa. Bajamos el fuego a suave y cocinamos durante 10-15 minutos para que las albóndigas terminen de hacerse por dentro. Es importante remover de vez en cuando para que se entremezclen los sabores.

7Ya solo nos queda retirar las albóndigas del fuego, taparlas y dejar reposar durante 3-4 minutos. Ahora tenemos listas nuestras albóndigas de pollo en salsa de cebolla, así que las podemos servir a la mesa solas o acompañadas de unas patatas fritas como guarnición para completar el plato. Buen provecho!!

Actualizada el 29 noviembre, 2018
Compartir