Receta de albóndigas en salsa de vino blanco
Preparación: 20 min
Cocinado: 30 min
Listo en: 50 min

Hoy vamos a preparar unas deliciosas albóndigas con una salsita muy rica, de esas que están para mojar pan. La receta de estas albóndigas no es muy complicada, pero si que requiere de un poquito de atención por nuestra parte y seguir paso a paso las indicaciones.

Cuando decido cocinar albóndigas en salsa, suelo hacer de más porque casi siempre repetimos. Y aún así, si sobran para el día siguiente también quedan muy ricas.

Receta de albóndigas en salsa de vino blanco

Ingredientes para 4 personas

  • 1 Kg de carne picada mixta (cerdo y ternera)
  • 1 rebanada de pan de molde
  • 2 huevos
  • 3 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 2 vasos de caldo de carne
  • Harina
  • ½ cucharadita de comino
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo hacer unas albóndigas en salsa de vino blanco

1En un bol grande vamos a hacer una mezcla con la carne picada, los huevos, los dientes de ajo pelados y picaditos en pequeño, el perejil picado, el comino y salpimentamos al gusto. Amasamos todo bien con las manos hasta conseguir una masa uniforme.

2Ahora vamos cogiendo porciones de la masa y formamos las albóndigas haciendo bolas del tamaño deseado. Pasamos las albóndigas por harina tratando que se impregnen bien por todos los lados y las reservamos.

3Cuando ya tengamos todas las albóndigas enharinadas, ponemos a calentar a fuego medio un buen chorro de aceite en una sartén. Freímos las albóndigas durante 1 minuto por cada lado, tratando de que no se queme la harina, pero sí que quede doradita.

4Vamos retirando a un recipiente las albóndigas a medida que las tengamos. Cuando la sartén quede vacía y con el mismo aceite, agregamos el vino blanco. Cuando comience a hervir incorporamos el caldo de carne y cocinamos durante 5 minutos removiendo hasta que vaya espesando.

5Incorporamos ahora las albóndigas otra vez a la sartén y las cocinamos junto con la salsa durante 15-20 minutos. Es importante durante ese tiempo, remover la salsa y las albóndigas con frecuencia para que no se queden pegadas al fondo y se quemen.

6Retiramos del fuego cuando veamos que la salsa ha quedado espesa y las albóndigas están bien hechas por dentro. Ahora ya solo queda servirlas a la mesa en una fuente con la salsita de vino blanco. Están realmente deliciosas!!

Actualizada el 23 abril, 2018
Compartir