Tarta de limón

En esta ocasión vamos a preparar una deliciosa tarta fría de limón, siguiendo los pasos de una receta súper fácil y sin tener que encender el horno. Un postre ideal para cualquier momento.

Tarta de limón

La tarta de limón es un postre muy popular en varios países, especialmente en Estados Unidos y Reino Unido. Su origen no está del todo claro, pero se cree que se remonta al siglo XIX en Inglaterra, donde se comenzaron a utilizar limones para hacer pasteles y postres.

La tradición de esta tarta se ha mantenido a lo largo de los años, y hoy en día es uno de los postres más comunes en muchos países. Se caracteriza por su sabor fresco y ácido, y su textura suave y cremosa.

El método de preparación de la tarta de limón varía según la receta, pero generalmente implica la combinación de ingredientes como jugo de limón, ralladura de limón, huevos, azúcar y mantequilla. Estos ingredientes se mezclan y se hornean en un molde para tarta hasta que la mezcla se solidifique.

La tarta de limón se puede servir sola, pero también se puede acompañar de diferentes formas. Algunas opciones recomendadas incluyen:

  • Crema batida: La crema batida le agrega un toque de dulzura y suavidad a la tarta.
  • Merengue: El merengue es una opción clásica para acompañar este tipo de tartas, como sucede con la tarta de limón con merengue.
  • Frutas frescas: Las frutas frescas, como fresas o frambuesas, se pueden usar como decoración o como acompañamiento para agregar un poco de frescura y contraste a la tarta de limón.
  • Helado: Ya sea helado de vainilla o helado de limón, es una opción deliciosa para acompañar la tarta de limón. El contraste de sabores con el helado frío es muy agradable al paladar.

Información de la receta

  • Raciones: 6 personas
  • Calorías por ración (kcal): 466
  • Tiempo de preparación: 15 minutos
  • Tiempo de cocinado: 10 minutos
  • Tiempo de refrigeración: 6 horas
  • Tiempo total: 6 horas y 25 minutos
  • Tipo de cocina: inglesa
  • Categoría: postre

Ingredientes de la tarta de limón

  • 500 ml de nata para montar o crema de leche
  • 250 gr de queso crema Philadelphia
  • 200 gr de galletas María
  • 150 ml de leche
  • 100 gr de azúcar
  • 100 gr de mantequilla sin sal
  • 3 sobres de gelatina de limón

Cómo hacer una tarta de limón

Comenzamos forrando la base del molde con papel de hornear. Yo he utilizado un molde redondo de 24 cm de diámetro, te lo muestro al final de esta receta. Forramos tanto la base como los bordes, de esta manera la tarta quedará perfecta.

Seguidamente, introducimos las galletas María en una bolsa y las trituramos con la ayuda de un rodillo hasta convertirlas en polvo. Traspasamos las galletas trituradas a un recipiente y las mezclamos con la mantequilla previamente derretida y hasta formar una especie de pasta.

Cubrimos toda la base del molde con la pasta, apretando con una paleta de cocina para compactarla lo máximo posible. Introducimos el molde en el frigorífico y dejamos enfriar mientras continuamos con la receta.

Calentamos en un cazo 200 ml de agua y cuando rompa a hervir, retiramos y añadimos dos sobres de gelatina de limón, removemos hasta que se disuelva y reservamos.

Mezclamos en un bol la nata o crema de leche, el azúcar, la leche y el queso crema, el cual ha de estar a temperatura ambiente. Batimos con unas varillas hasta que todos los ingredientes se integren perfectamente. Agregamos la gelatina que habíamos preparado y sin dejar de batir hasta que se integre a la mezcla.

Sacamos el molde del frigorífico y vertemos con cuidado la mezcla, tratando de que no se desmorone la galleta. Introducimos de nuevo en el frigorífico y dejamos que se enfríe durante 3 horas para que se espese.

Transcurrido ese tiempo, calentamos 200 ml de agua en un cazo, y cuando rompa a hervir, retiramos y añadimos el tercer y último sobre de gelatina. Mezclamos hasta disolver, vertemos otros 200 ml de agua y mezclamos de nuevo.

Dejamos que se enfríe un poco a temperatura ambiente, y luego la vertemos sobre la tarta con mucho cuidado. Yo la he vertido sobre una cuchara dada la vuelta para evitar el golpe y que se mezcle con la superficie.

Introducimos de nuevo la tarta en el frigorífico durante 3 horas más. Transcurrido ese tiempo, ya podemos desmoldar nuestra tarta de limón. Servimos con unas rodajas de limón y unas hojas de menta a modo de decoración.

Tarta de limón
Tarta de limón.

Utensilios recomendados para esta receta

Para la preparación de tartas frías como esta, yo siempre utilizo moldes desmontables como el que vas a ver a continuación, son mucho más completos y muy sencillos a la hora de desmoldar.

REBAJADO HOY 17%
Molde desmontable 24 cm para repostería
13.025 Opiniones
Molde desmontable 24 cm para repostería
Excelentes resultados como consecuencia de una muy buena conducción del calor. El molde 24 cm tiene muy buenas propiedades antiadherentes. Es un molde ideal para tartas, molde bizcocho, molde repostería y para todo lo que tenga que ver con la repostería.

Los precios de los productos publicados han sido actualizados el 17/04/2024.

Resumen fácil de la receta

  1. Forrar con papel sulfurizado la parte interna de un molde de 24 cm de diámetro.
  2. Cubrir el fondo con una capa compacta de galletas trituradas mezcladas con mantequilla derretida. Introducir en el frigorífico.
  3. Agregar dos sobres de gelatina en un cazo con 200 ml de agua hirviendo. Remover y reservar.
  4. Batir con unas varillas y en un recipiente la nata, el azúcar, la leche y el queso crema.
  5. Añadir la gelatina y continuar batiendo hasta integrar.
  6. Verter la mezcla sobre la galleta del molde y volver a introducir en el frigorífico durante 3 horas.
  7. Añadir el tercer sobre de gelatina a 200 ml de agua hirviendo, remover y verter otros 200 ml de agua. Mezclar hasta integrar y dejar atemperar unos minutos.
  8. Verter con cuidado la mezcla sobre una cuchara dada la vuelta y encima de la tarta, distribuir y refrigerar otras 3 horas.

5,00/5 de 1 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *